martes, 12 de febrero de 2008

Apunte ciclista


Aparicio vuelve a despilfarrar más de dieciséis millones de pesetas trayendo la Vuelta España a Burgos. Los problemas que tienen los directivos de los clubes burgaleses para conseguir incrementar año tras año las subvenciones no parece encontrarlas Víctor Cordero para sacar tajada de las arcas municipales. Tampoco se le ha ocurrido al aspirante a la reelección, que la Vuelta a Burgos pueda necesitar de una inyección económica que relance una carrera que nació a mediados de siglo y que a finales de los noventa llegó a ser la decimoprimera ronda en importancia del mundo, y la cual es escaparate de la provincia a escala mundial.
Por cierto, bravo por la decisión del Giro de no tener en cuenta al UCI-ProTour a la hora de anunciar los equipos invitados para la carrera italiana.