martes, 22 de abril de 2008

Castilla y León no es una regíón histórica

Un lector nos envía este escrito, el cual suscribo al cien por cien.

"Me produce estupor e indignación el coro de voces de políticos y representantes de la cultura que, en estos días próximos al 23 de abril, nos cantan las excelencias de esta Comunidad Autónoma, a la que sin ningún pudor definen como región o entidad histórica. La Comunidad de Castilla y León es simplemente el resultado de unas decisiones políticas, en las que el pueblo de estas nueve provincias no tuvo participación alguna. Para empezar ni es región ni por supuesto es una región histórica. No es una región natural, pues además de las tierras de la Cuenca del Duero con sus páramos y campiñas, lo conforma un cinturón de tierras montañosas y zonas llanas de otras cuencas hidrográficas como la del Ebro, Sil o Tajo. No es tampoco una región que posibilite una descentralización adecuada al progreso económico y a mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, pues su descomunal extensión la inhabilita para ello. No es una región que se defina por una identidad o sentimiento compartido por sus ciudadanos, recientes encuestas lo demuestran. Tampoco es una entidad con raíces históricas, pues no existe ningún precedente de unidad política y/o administrativa que coincida con el ámbito territorial de esta Comunidad Autónoma; el que considere que exagero espero que lo demuestre con un mapa histórico en el que aparezca una entidad con los límites que ahora tiene la Comunidad Autónoma de Castilla y León. ¿Qué es Castilla y León?, el resultado de una clase de ingeniería política al servicio de unos intereses que se van desvelando poco a poco y que por supuesto no son los de la mayoría de los ciudadanos de estas nueve provincias; el resultado de la desmembración de la región histórica de Castilla La Vieja y la fusión de sus restos con las provincias de León. De esta forma se consumó la extinción de una de las regiones con más protagonismo en la historia de nuestro país. "

José A. Amo